¿Afecta la televisión a tus decisiones?

8-power-poses-that-will-make-you-more-confident-at-work

¿Eres médico, abogado, criminólogo, futuro político o físico? Pues permíteme decirte que quizás hayas escogido tu carrera por una serie de televisión. Parece ser un secreto a voces que recorre artículos y noticias en cientos de medios de comunicación de todo tipo de países independientemente de su sistema económico, gobierno o religión.

Universidades como Harvard (EE.UU.), Oxford (Reino Unido), Cornell (EE.UU.), Barcelona (España), Sorbona (Francia), la Estatal de Kazan (Rusia) o Johann Wolfgang Goethe (Alemania) ya han descrito con toda su logística de números, porcentajes y parafernalias cómo los ingresos a determinadas carreras se han disparado después de los éxitos de ciertas series televisivas.

¿Cuáles, cuándo y por qué?

Empecemos con el caso que parece ser el detonante de todo esto, y por ello el más fácil de comprender ya que se sigue produciendo a día de hoy. En 1994 la serie norteamericana (y voy a poner sólo una vez norteamericana porque la mayoría lo son, a excepción de una o dos británicas con aires de grandeza) “URGENCIAS” nacía envuelta en dramones lacrimógenos y romances “crepusculeros” creando la idea de que los médicos eran ricos, guapos, con un puesto de reconocimiento social en las clases más altas y sobre todo, que ligar estaba garantizado entre operación y operación. Para los que seáis demasiado jóvenes para recordarlo, los 90 en España no fue la mejor época para los médicos: paro, huelgas, salarios de risa y derechos laborales inexistentes llevaron a muchos de nuestros médicos a emigrar a otros países. Por lo que mientras en los yankees 90 los ingresos en las facultades de medicina subían como la espuma, en España no sería hasta principios del 2000 con series como House, Anatomía de Grey o Hospital Central lo que reactivaría los deseos de los jóvenes españoles de convertirse en médicos súper atractivos, incrementando cada año desde 2005 en un 12% los españoles que estudiarían medicina.

Para entender el boom de las series de abogados es importante saber que en EE.UU. odian a los abogados, conocidos como greedy-usurer (doblemente usurero), y habiendo por cada chiste de cualquier tema, 5 chistes de abogados. Quizás esta es una buena razón por la que el gobierno de la tierra de la libertad quiera alentar a los jóvenes boy-scouts a elegir esta carrera, para poder seguir demandando a diestro y siniestro que sabemos que es lo que les mola. Desde 1990 con Ley y Orden no son pocas las series de televisión sobre abogados, con todo tipo de tono, temáticas y tramas, como Ally McBill, Suits, The Good Wife etc. Y todas y cada una, también desde el 2000, han llegado a España; y aunque todos sabemos que la abogacía siempre fue y será una carrera muy mainstream los números no engañan, llegando a triplicarse el número de alumnos matriculados en derecho de 2000 a 2015.

Criminología es una carrera que ni siquiera existía en España hasta 2004, cuando la Universidad de Barcelona la trajo en contra de las recomendaciones del resto de universidades que le aseguraban sería un fracaso. Y es que es interminable la lista de series que idealizan este trabajo (ni siquiera hablaré de ninguna policíaca), simplemente con todas las variantes de C.S.I tenemos más que suficiente para hacernos una idea. Actualmente se puede cursar criminología en 48 de las 74 universidades comprendidas en España.

¿Quién quiere dinero cuando puedes tener poder? Este es uno de los eslóganes escondidos en series como House of Cards, Scandal, Madam Secretary o The Wire. Pues quieras utilizar este “poder” para hacer el bien o el mal, el “poder” es un concepto nuevo que se ha instalado como un hambriento gusano en muchos cerebros españoles. Después de los casos de corrupción, apatía política y lideres ineptos, el resultado ha sido la creación de dos nuevos partidos políticos y un hito histórico en nuestro país. Y es que, cuando en 2004 muchas facultades se planteaban desterrar el programa de ciencias políticas por falta de alumnos, en 2015 esta olvidada de muchos se convirtió en la primera carrera de “letras” más cursada y la séptima del resto de campos.

Y llegamos a mi favorita, el fenómeno Big Bang Theory. Es nuevo, fresco, desternillante y cautivador. ¿Quién no quiere viajar al espacio, recibir un premio nobel o salir de cervezas con Stephen Hawking? Un mundo infinito de posibilidades nerd se abren al valiente que se atreva con las carreras de física, química o matemáticas. Y es que en ellas reside el cambio más radical, multiplicándose en 2015 por 20 el número de alumnos que había en 2010 (lo que quiere decir que por cada alumno que había en 2010, este año han ingresado 20 más). Maldito Sheldon Cooper, tu aspérgica personalidad nos ha robado el corazón.

¿Casualidad o teoría conspiratoria?

Da miedo pensar que la televisión puede influirnos más de lo que nos gustaría, llevándonos de la manita por un camino que quizás ni tu familia, amigos, pareja, libros de autoayuda o sueños infantiles nos habrían llevado. Por desgracia, en este caso la realidad no supera la ficción, y los médicos glamurosos, los abogados ricos pero nobles, los criminólogos con herramientas de Star Wars, los políticos con el carisma de Kevin Spacey y los físicos amigos de Hawking brillan por su ausencia, creando cada vez más profesionales frustrados al no ver realizados sus sueños. Quizás solo seamos piezas de ajedrez dirigidas por las multinacionales en su gran partida de “jaque-gano-mas-dinero-.que-tu-porque-tengo-más-trabajadores-mate”. Quizás me odies porque no elegiste así tu profesión y de hecho te encanta. Quizás un poco de ambas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s