USA and the breakup of Yugoslavia

2000px-Flag_of_SFR_Yugoslavia.svg

After the end of World War II and subsequent partition of Europe, Yugoslav state found itself on the eastern side of the Iron curtain. During the war and the civil war that followed, Communist party secured leadership and managed to create a socialist federal republic in place of old somewhat decentralized monarchy. A new Yugoslav state was a federation of six republics, unlike the monarchy, which was a nation state of three nations.

However, soon after the war’s end, Yugoslavia managed to free itself from the grasp of Soviet Union, and become independent of it, unlike rest of Eastern European countries (with the exception of Albania). This allowed Yugoslavia to have a unique position in Europe, as it was west for the east, and east, for the west.

Its economy was also quite different than the rest of communist Europe, especially after the Yugoslav-Soviet break-up of 1948. Though ultimately owned by the state, Yugoslav companies were collectively managed by the employees themselves, much like in the Israeli kibbutz and the anarchist industrial cooperatives of CNT-FAI controlled Revolutionary Catalonia. It was praised as a uniquely successful socialist (planned) economy. In its golden age, Yugoslav economy had an annual GDP growth of over 5%, and its privileged political position allowed it to export its goods to both western and eastern European state alike.

On the political front, after the split with the Soviet Union, Yugoslav leader, Josip Broz Tito, tried, and succeeded in forging closer ties with west. Yugoslavia was first country to open its borders to western countries in 1967, and Tito was much beloved guest in USA and Western Europe. Foreign policy of Yugoslavia was based on a Non-aligned movement, created and lead by Tito, as well as Nasri and Nehru. Tito’s Yugoslavia held a leading position in the movement during much of its history, and succeeded in creating alternative for the USA lead west and Soviet lead east.

tito-stalin-molotov

Tito, Stalin and Molotov.

Non-aligned movement was an opportunity for countries all over the world to escape the vile split, and stay out of the Cold war as much as it was possible. Both USA and Soviet Union tolerated Tito’s politics, for many reasons. Firstly, common action against Yugoslavia was not only pointless but also unimaginable, and unilateral was doomed to failure. Not only did Yugoslavia have a formidable army, equipped not only by its own modern weaponry, but also with American and Soviet weapons and weapon systems. Also, military action against it would surely mean retaliation from the other side. Secondly, USA saw in Yugoslavia a dam towards spreading of Soviet influence. Many socialist and left oriented countries chose to participate in Non-alignment movement rather than to cooperate too closely with USSR. Thirdly, Soviet Union, during most of Cold war, had friendly relations with Yugoslavia, and its initiatives in UN and other international bodies were supported by Yugoslav delegates, which also meant, in most cases, a support from Non-aligned movement, and an assured majority.

Nonetheless, it is obvious that existence and position of Yugoslav state depended on consensus between two worlds superpowers, and after sudden disappearance of one of them, Yugoslavian position was also questioned.

In the eighties, Yugoslavia was deep in economic and political crisis after death of Tito. In those years it became clear that many of countries problems, first of all ethnic tensions, were pushed under the rug. While economy fell deeper into the abyss every year, ethnic tensions all over Yugoslavia were erupting. In Kosovo, Albanian nationalists and terror groups demanded independence and subsequent unification with Albania; in Bosnia, Muslim majority started to wake up, and Islamic extremism, practically created by the USA in Afghanistan, reached Yugoslav central republic; in Slovenia and Croatia, independence movements gained strength every year, and every year incidents between Slovenians and Croatians on one side, and Serbs on the other would unveil; in Serbian and Yugoslav capital, Belgrade, Serbian nationalism and Yugoslav centralism gained support, as Serbian and federal leadership showed no will to reform in any way. All this lead to a highly explosive situation in the country. The only thing that was missing is a match, and USA was more than ready to provide one. nato-go-home

In American point of view, Yugoslavia had served its purpose, and its existence was not anymore in American interest. For a time, USA kept the illusion of friendly relations, but refused to help Yugoslavia in any way, political or economical, to a point when Congress passed a law in which it forbade any form of help to the country. In 1990, Soviet Union was already helpless and facing its own doom and foreign powers started arming insurgent groups in Yugoslavia. Germany and USA were amongst the generous humanitarians who provided Croatian and Slovenian separatists with weapons, while Arabic petro monarchies armed Bosnian Muslims, and also sending mujahidin warriors to Yugoslavia. Stage was set, and with a few sparks, civil war begun.

International community played a key role in keeping the war going for several years, especially in Bosnia. Germany was amongst the first countries to recognize self-proclaimed republics of Croatia and Slovenia, even before the USA. American ambassadors in Yugoslavia gave silent and latter open support for those moves. Serbian minority in Croatia revolted, which led to a four year civil war in Croatia, that ended by expatriation (not to use a stringer word) of more than 200.000 Serbs, and thousands of dead on both sides. In Bosnia, civil war ravaged the country and left more than 100.000 dead and 2.000.000 displaced. In both conflicts, USA gave support to the separatists, while in Bosnia, even NATO aviation was introduced against Bosnian Serbs. The war eventually ended in 1995, leaving former Yugoslavia in ruins. However, another war was looming. Four years later, under the pretext of genocide over Kosovo Albanians, NATO bombarded Yugoslavia for 78 days, after which southern Serbian province was occupied by NATO forces. Final act (for now of course) were declarations of independence by Montenegro and so called Republic of Kosovo.

The aftermath of it all is terrifying. Instead of a multicultural socialist, independent and mostly stabile state, there are six former Yugoslav republics, independent from each other, but protectorates of the West (USA). Each of the terribly in debt, with economies that rely solely on raw material export and foreign banks, with introduced capitalist systems, and paychecks that barely cover monthly food need, if that. Croatia and Slovenia are part of NATO, independent of USA as much as Texas. Slovenia was the richest Yugoslav republic once, and now one of the poorest countries in EU. Croatian littoral is almost completely German owned, and its territory and ports home to foreign armies.

NATO_damage_in_Belgrade

Bombed building in Belgrade. Nowadays it is kept as it is in the image so as to remember the bombings.

Bosnia is not a country, not a territory, not an entity. In fact, no one really knows what it is, although everyone pretends to. Montenegro is mafia in a form of state, with one man ruling in past 27 years, a beacon of democracy in the Balkans. Macedonia is a country split in half. Its leaders recognized Kosovo independence, and will surely soon have to recognize half of their country disappearing under Albanian flag. Kosovo, which strived for independence for decades, is now a slightly larger military base. Main source of income for both Serbs and Albanians is drug money, and main source of fun is nationalist friction and few massacres, riots and church burning. It never achieved its independence, nor will it ever. Serbia is a country on brink of collapse. Nationalists parading as liberal proeuropean leaders hold every ounce of power. Country has turned into a parody of its formal self, with museums dead and reality shows as live as never before, we are marching without a doubt into EU, where no one seems to wait for us.

Many hated Yugoslavia for what it was, in it and abroad. Its existence was against all liberal agenda and western moldings. It had to be destroyed, and people here were all to ready to do the dirty work. Now, Yugoslav years are remembered as age of prosperity and safety, and live in our fond memories, never to return, at least not for now…

Aleksandar Topić – solidarnost.rs

Estados Unidos y la ruptura de Yugoslavia

2000px-Flag_of_SFR_Yugoslavia.svg.png

Tras la Segunda Guerra Mundial y la subsiguiente partición de Europa en dos bloques, el Estado Yugoslavo se encontraba en el corazón del Telón de Acero. El Partido Comunista de Yugoslavia ostentó el liderazgo del país tanto en la guerra como durante la guerra civil que la precedió, consiguiendo así crear una república socialista federal que sustituyó la vieja descentralizada monarquía anterior. El nuevo Estado Yugoslavo se convirtió así en una federación de seis repúblicas, al igual que un Estado-Nación de tres naciones distintas.

Tras el final de la guerra, y a pesar de llevar a cabo políticas socialistas como sus compañeros del otro lado del Telón, Yugoslavia prefirió liberarse de la presión de la Unión Soviética para convertirse en un Estado realmente independiente, al contrario que sus vecinos del Este (con la excepción de Albania). Esta situación permitió a Yugoslavia tener una posición única en Europa, pues era este para el oeste y oeste para el este.

Su economía mantenía también ciertas diferencias con las de sus vecinos comunistas, especialmente tras la ruptura con la URSS en 1948. Las empresas, a pesar de ser en última instancia, propiedad del Estado, estaban dirigidas de manera colectiva por sus propios trabajadores, guardando un gran parecido con los kibutz israelitas y las cooperativas industriales anarquistas de la CNT-FAI en la Catalunya revolucionaria. Con este modelo, Yugoslavia se convirtió en una economía planificada de gran éxito. En sus años más gloriosos tuvo un incremento anual del PIB del 5%, al poder comerciar tanto con este como oeste por la posición privilegiada mencionada antes.

tito-stalin-molotov.jpg

Tito con Stalin y Molotov.

En el frente político, tras la ruptura con la URSS, el líder yugoslavo Josip Broz ‘Tito’ intentó crear lazos con los países occidentales. De esta manera, el renovado Estado balcánico fue el primer país en abrir sus fronteras a los países occidentales en 1967, siendo Tito un invitado más que bienvenido tanto en USA como en la Europa capitalista. La política exterior yugoslava se basaba en el no-alineamiento,  doctrina creada por Tito y seguida por Nasri y Nehru. La Yugoslavia de Tito mantuvo un papel dirigente en el movimiento no-alineado durante su historia, creando una vía alternativa a la hegemonía estadounidense y su contrapartida soviética. Este movimiento presentó una gran oportunidad a diversos y variopintos países alrededor del mundo para escapar de la dualidad entre ambos bloques y la inminente Guerra Fría. Esta situación no impidió que tanto soviéticos como americanos toleraran y celebraran las políticas de Tito. Para empezar, posibles acciones comunes contra Yugoslavia serían tan inútiles como inimaginables, y un hipotético ataque unilateral estaba condenado al fracaso. Yugoslavia contaba con un increíble ejército y, además, con una fuerte industria armamentística propia que, unida a la vasta colección de armas importadas tanto de USA como de la URSS, hacían del poderío militar yugoslavo la envidia de medio mundo. Por otro lado, Estados Unidos veía en Yugoslavia un freno frente a la creciente influencia soviética. Muchos países socialistas o de corte izquierdista prefirieron participar en el movimiento no-alineado que cooperar estrechamente con la Unión Soviética. Y, finalmente, la Unión Soviética mantuvo una buena relación con Yugoslavia. Sus iniciativas en organismos internacionales como la ONU solían coincidir, y ambos Estados tendían a respaldarse el uno al otro, lo cual suponía el apoyo del movimiento no-alineado y, por tanto, una holgada mayoría en las votaciones. 4D308E38-131C-43BB-B7BA-868A83884AB6_mw1024_s_n

No obstante, la existencia de Yugoslavia pendía del estrecho hilo que la separaba de las dos superpotencias mundiales y, tras la repentina desaparición de una de ellas, la posición yugoslava comenzó a ser cuestionada.

En los 80, Yugoslavia se sumía en una profunda crisis económica y política tras la muerte de Tito, líder del país. Durante esos años los principales problemas del país, siendo el étnico principal, fueron escondidos bajo la alfombra. Mientras la economía se hundía año tras año, las tensiones étnicas proliferaban. En Kosovo, nacionalistas albanos y grupos terroristas pidieron la independencia de la región histórica serbia y la subsiguiente anexión a Albania; en Bosnia, la mayoría musulmana empezó a radicalizarse al calor de los movimientos extremistas islamistas creados por Estados Unidos en Afganistán; en Eslovenia y Croacia movimientos independentistas ganaron terreno al mismo tiempo que se sucedían conflictos entre eslovenos y croatas, mientras comenzaban a emerger también con la población serbia; en Serbia y en la capital de Yugoslavia, Belgrado, el nacionalismo serbio y el centralismo yugoslavo ganó apoyo, y el liderazgo serbio en la federación se mantuvo firme ajeno a cualquier tipo de reforma descentralizadora que calmara los ánimos en el resto de repúblicas balcánicas. Todo esto acortó la mecha de la bomba que era el Estado yugoslavo, para la cual los Estados Unidos tenía cerillas de sobra.

Para los americanos, Yugoslavia había servido su propósito por un tiempo, pero tras la caída de la URSS ya no tenía razón de ser. Durante un tiempo, USA mantuvo la ilusión de relaciones amistosas con Yugoslavia, pero en todo momento rechazó cualquier tipo de ayuda, ya fuera económica o política, hasta el punto de aprobar una ley que prohibía hacer tal cosa. En 1990 la URSS ya estaba de capa caída y las potencias capitalistas occidentales empezaron a financiar y armar grupos armados insurgentes en Yugoslavia. Alemania y Estados Unidos fueron los más generosos a la hora de proveer de armas a los separatistas croatas y eslovenos, mientras que las monarquías del petróleo árabe armaron a los musulmanes bosnios al igual que mandaron guerreros muyahidines. El escenario ya estaba puesto, solo faltaba algunas chispas para que el país ardiera en una sangrienta guerra civil.nato-go-home

La comunidad internacional jugó un papel importante en el conflicto al mantener la llama de la guerra viva durante varios años, especialmente en Bosnia. Alemania fue uno de los primeros países en reconocer las autoproclamadas repúblicas de Croacia y Eslovenia, antes incluso que USA. Los embajadores americanos en Yugoslavia primero callaron y luego mostraron su apoyo abiertamente a tales movimientos. La minoría serbia en Croacia se rebeló, concluyendo en una guerra civil en Croacia que se saldó con la expatriación de 200.000 serbios y un millar de muertos en ambas partes. En Bosnia, la guerra civil reventó el país y cosechó 100.000 muertos y 2.000.000 de desplazados. En ambos conflictos, USA dio apoyo a las fuerzas separatistas mientras que en Bosnia la OTAN se metió de por medio contra los bosnios serbios. La guerra finalizó en 1995, dejando la antigua Yugoslavia en ruinas. Sin embargo, otra guerra andaba al acecho. Cutro años después, bajo el pretexto del genocidio perpetrado contra los albanokosovares, la OTAN bombardeó Yugoslavia durante 78 días, después de los cuales la provincia sur de Serbia fue ocupada por efectivos de la misma. El acto final (por el momento, desde luego), fueron las sucesivas declaraciones de independencia de Montenegro y la conocida República de Kosovo.

El escenario que el conflicto dejó es terrible. En lugar de un estado multicultural, socialista, independiente y estable, hay seis antiguas repúblicas yugoslavas, independientes la una de la otra, pero protectorados del oeste (USA). Todas ellas sumidas en deuda, con economías que dependen completamente de materia prima exportada y bancos extranjeros que, gracias a su introducción al sistema capitalista, ni siquiera pueden dar pensiones que permitan vivir de manera digna. Croacia y Eslovenia son parte de la OTAN y tan independientes de USA como Texas. Eslovenia era la república yugoslava más próspera y rica, mientras que ahora es uno de los países más pobres de la Unión Europea. El litoral croata es casi completamente propiedad alemana, y su territorio y puertos dan cobijo a ejércitos extranjeros. Bosnia no es un país, un territorio o una entidad. De hecho, nadie sabe lo que realmente es, ni nadie lo intenta. Montenegro es un estado controlado por la mafia, liderado por el mismo hombre desde hace 27 años, el paradigma de la democracia

NATO_damage_in_Belgrade

Edificio en ruinas en el centro de Belgrado. Se mantiene así para mantener los bombardeos en la memoria.

balcánica. Macedonia está partida a la mitad. Sus líderes reconocen la independencia de Kosovo, y tendrán que reconocer pronto la desaparición de la mitad de su país bajo la bandera albana. Kosovo, que ha luchado por su independencia durante décadas, hace ahora las veces de base militar. La principal fuente de ingresos tanto de serbios como de albanos en Kosovo es dinero de la droga, y su mayor diversión sigue siendo las tensiones nacionalistas y alguna que otra masacre, revueltas y quemas de iglesias. Kosovo no ha alcanzado realmente su independencia, y nunca lo hará. Serbia es un país a punto de colapsar. Los nacionalistas desfilan mientras los líderes liberales proeuropeos ostentan todo el poder. Serbia se ha convertido en una parodia de lo que alguna vez, con museos totalmente parados y reality shows por doquier, marchando a pasos agigantados hacia la integración en la Unión Europea, donde nadie nos espera.

Muchos, tanto dentro como fuera, odiaron Yugoslavia por lo que representó. Su existencia estuvo siempre en contra de la agenda liberal y las exigencias occidentales. Tuvo que ser destruida y sus propias gentes estaban listas para hacer el trabajo sucio. Ahora, los años gloriosos de Yugoslavia se recuerdan como una época de prosperidad y seguridad que vivenen nuestras memorias para nunca volver o, al menos, no por ahora…

Aleksandar Topić – solidarnost.rs

«Rosebud»

“ROSEBUD”

Tal vez el título de este artículo te haya atraído por una asociación cinéfila que te haya hecho recordar la gran obra de Orson Welles, pero no escribo estas líneas para hablar de Ciudadano Kane, no, el título es simplemente un anzuelo, un símbolo que busca una atención. Si con éste título la he conseguido bienvenido y bienvenida seas.

gooool

Como bien he dicho, no vengo a hablar de una obra en concreto, sino del cine, mejor dicho, el CINE. Es bien sabido que asistimos a un espectáculo de auténtica ruleta rusa cada vez que pagamos 6, 7, 8 o incluso 9 euros, que se dice pronto, para ver absolutos bodrios dentro de la sala; arriesgamos nuestro tiempo y dinero con el fin de ver un espectáculo audiovisual que nos llene como espectadores, pero en este momento, por desgracia, no suele ser así. Muchas veces me he preguntado qué le ha pasado a una forma de arte tan noble como las que se refugia tras el celuloide, pero nunca he sacado una conclusión tan clara como esta, estamos ante el triunfo del plástico frente al vidrio; y esto no se aplica solamente en el mundo de la lona y el proyector, sino que vale para todos los medios artísticos de masas, pero me voy a centrar en la “fábrica de sueños”.

Mucho se ha hablado y mucho se ha escrito sobre el cine, pero lo mío va a ser una reflexión personal sobre un tipo de arte que ha conseguido inundar salas de proyección, teatros, salones, e incluso habitaciones. Queramos o no, el cine ha formado parte de grandes eventos en nuestra vida; una quedada con amigos, un acercamiento a ciertas drogas, una lágrima, un abrazo protector, un beso, un polvo… Una banda sonora, un fotograma, una escena, o ciertas frases son elementos que nos han educado y nos han formado políticamente, moralmente, socialmente, emocionalmente; y nos han hecho soñar, nos han enseñado que todo lo imaginable se puede hacer realidad.

Lamentablemente, como todo, el cine ha sufrido su decadencia, y actualmente acudimos a un espectáculo que ya no busca llegar al espectador de la manera que lo conseguía antes. Ahora las grandes producciones tratan al “respetable” como un completo gilipollas del que lo único importante es que se deje entre 6 y 9 euros en una entrada y otros 5 en palomitas y bebida para ver ¿qué? …efectos especiales. Atrás quedaron los años de Hitchcock, Truffaut, Goddard, Welles, Kubrik… en los que importaba más el cuidado de cada escena, cada frase, cada acorde en la BSO, cada gesto, cada mirada… que un héroe (por no ponerle el súper) que suelta tacos cada media frase, explosiones cada diez minutos, slow motion, o un croma épico que consiga efectos visuales espectaculares.

goool2

Asistimos a una violación del cine que conocíamos antes de la década de los 90, a una prostitución de un arte que formaba a personas degradado en una sucesión de hechos triviales que simplemente busca entretener. Y entretener no tiene por qué ser malo, pero se ha llegado a un momento en el que el espectador, en vez de completar el ciclo comunicativo, se convierte en un pasajero inerte ante una sucesión de hechos que le son completamente indiferentes. Se ha vulgarizado al espectador tal y como se le ha vulgarizado en la televisión, atendiendo al 5º principio de propaganda de Goebbels.

Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

De esta manera se ve la clara diferencia entre el cine del siglo XX con el del siglo XXI, donde nos encontramos con un cine que no innova, copia, busca la manera rápida de hacer dinero con películas cargadas de efectos especiales y vacías de contenido, personajes opacos, lejanos y reducidos al cliché absurdo, tramas simples sin elementos innovadores, remakes que rozan la vergüenza ajena, sagas interminables basadas en cómics o “best sellers” de moda, precuelas y secuelas de sagas que en su día funcionaban, pero que ahora son simples pretextos para un guion rentable, márquetin agresivo y sin escrúpulos. El cine de autor ha quedado reducido al mínimo y sólo se apuesta por directores que “venden”, la cartelera se plaga de superproducciones mediocres de las cuales las más inteligentes son para niños, la obsesión por la saga y la comedia americana se ha vuelto enfermiza y el cine europeo ha quedado como un viejo espejo de una manera de hacer cine que sólo gusta a pedantes, hípsters e “intelectualoides”.

goool3

La “fábrica de sueños” ha abierto un ERE indefinido al arte y sólo ha dejado pequeños guiños de una época en la que brillaba cual estrella, para finalmente brillar como un neón cercano a una carretera nacional. Pero tal vez queda la esperanza en la frase “todo tiempo pasado fue mejor” y consigamos dejar atrás el plástico y volver al vidrio, volver a conmovernos como lo hicimos con El color púrpura, volver a sentirnos héroes como lo hicimos con Por un puñado de dólares, volver a sentir el suspense de Con la muerte en los talones, volver a enamorarnos como en Casablanca, pero, sobre todo, volver a ver el cine a través de los ojos de Totò en Cinema Paradiso.

gooool4

Kapy

Tu Universidad: Por un mundo sin vacunas.

    El espacio público, donde se dialoga y se construye, está sometido a continuos ataques por parte de aquellos cuyo objetivo no es el bien común sino el beneficio propio. Así en la Atenas de Sócrates aparecieron los sofistas, que cobraban por enseñar a triunfar en política; así en las asambleas del Movimiento 15-M Arturo Pérez-Reverte comprobó “cómo el demagogo ocupaba el lugar, cómo el discurso retórico sustituía al discurso racional, cómo el más populista y el más bruto sustituía al más listo.”

En el estudio de la salud humana, la viruela -erradicada ya- se considera una de las enfermedades más terribles de la historia: fue devastadora desde que surgieron las primeras poblaciones, asoló Europa durante miles de años y de la mano de Hernán Cortés hizo lo propio en el continente americano –siendo incluso más efectiva que su ejército-. Algunos cálculos estiman que durante el siglo XX las muertes por viruela ascendieron a más de 300 millones de personas. No obstante, mucho antes, a finales del siglo XVIII, el científico inglés Edward Jenner –cuya “existencia la humanidad no podrá olvidar”, dejó escrito Thomas Jefferson-, ya había elaborado la primera vacuna contra la mortal infección, pero esta práctica de inmunización no estaba aceptada por la comunidad científica de la época.

En la actualidad, las vacunas son aceptadas por la comunidad científica y han conseguido que, en países desarrollados, olvidemos enfermedades otrora temibles. Lamentablemente, en los países empobrecidos se producen numerosas muertes por infecciones prácticamente ausentes en los países ricos; de hecho, se estima que más de cuatro mil niños mueren cada día por falta de vacunas. La práctica de la vacunación, en estos países empobrecidos, hace frente a tres importantes obstáculos: el coste económico, mantener la viabilidad de las vacunas desde su fabricación hasta su uso, y superar el rechazo y desconfianza de la población hacia las mismas.

primera imagen

En las sociedades avanzadas hay modas que obedecen única y exclusivamente a la estupidez humana. En 2014 se supo que en los barrios ricos de Los Ángeles (Estados Unidos) el porcentaje de niños sin vacunar era similar al de Sudán del Sur, uno de los países más pobres del mundo. De este modo, el  movimiento anti-vacunas ha conseguido que la tos ferina, el sarampión o la difteria, enfermedades prácticamente erradicadas en países desarrollados, hayan reaparecido con casos mortales.Y es que mientras voluntarios y cooperantes dan su vida para llevar las vacunas a los lugares más necesitados del planeta, otros ponen en riesgo la suya y la de los demáspor ignorancia.

La ignorancia patente de la ciudadanía en temas científicos de importancia vital es aprovechada por ciertos colectivos para imponer sus intereses. En España, el movimiento anti-vacunas lo lidera La Liga para la libertad de vacunación, cuyo máximo exponente es Xavier Uriarte. Uriarte asegura, en una entrevista, que “lo mejor que podemos hacer en salud pública es no vacunar.” Entre sus argumentos, que son asunciones infundadas, la relación entre vacunas y daños neurológicos, autismo, enfermedades tumorales y, para rizar el rizo, retrasos evolutivos. Tales lúcidas conclusiones le han permitido ser co-coordinador de cursos de “medicina naturista” en la Universidad de Barcelona y en la Universidad de Girona.

segunda foto

Uriarte se opone a la “medicina oficial”, la cual, según los defensores de terapias alternativas, manipula la información y excluye otras prácticas para mantener su estatus. Conciben la “medicina oficial” como un ente discriminador y totalitario que no admite puntos de vista diferentes. Pero lo cierto es que estos defensores de lo alternativo pretenden dominar el espacio público -donde también cabe la opinión de las minorías- sin someterse a sus exigencias: el análisis exhaustivo y la crítica racional.

Y es fácil entender el porqué de esta actitud huidiza frente a la razón crítica. Valga como ejemplo las afirmaciones de Xavier Uriarte explicando, sin ninguna evidencia, que “no han sido las vacunas las que han hecho disminuir las infecciones” sino que se debe a factores como “la baja demografía y la gran entrada de sol” y “el fenómeno de la violación”; o que “la gripe es un proceso metabólico que necesita el cuerpo.”

Por tanto, sorprende conocer que muchas universidades españolas hayan ofertado cursos de terapias alternativas y otras pseudociencias, si bien la oposición de la comunidad científica ha conseguido mayoritariamente su cierre y trata de evitar la incorporación de otros nuevos. Algunos de los “logros” de los defensores de terapias alternativas son: el máster en Medicina Naturista en la Universidad de Barcelona -que se cierra este año-, el máster de Medicina Naturista, Acupuntura y Homeopatía en la Universidad de Valencia, que tuvo hasta nueve ediciones -la última terminó en 2015-; el curso de Especialista Universitario en Homeopatía en la Universidad Pública de Navarra -tuvo fin en 2010-; otros cursos de pseudociencias tuvieron lugar en la Universidad de Zaragoza, en la Universidad de Córdoba, en la UNED y también en la Universidad de Salamanca.

Llegados este punto, cabe preguntarse cuál es el objetivo de esta apropiación por la fuerza del espacio público. La Liga para la libertad de vacunación cuenta con la Red Española de Información sobre las Vacunas, compuesto por personas que, casualidad, poseen clínicas de homeopatía y otras terapias alternativas. Haciéndome pasar por un futuro padre pregunté por correo electrónico a algunas de estas personas si debía o no vacunar a mis hijos.

Jesús Gil Moreno, que se presenta como osteópata y posee una clínica en Logroño, asocia la vacunación con daños cerebrales  y deficiencias mentales “un 99% provocadas por las vacunas.” A mi pregunta sobre los casos de muerte de niños no vacunados publicados por los medios, Jesús Gil se limita a contestar que “los medios de comunicación venden noticias verdaderas y falsas” y que yo no sabría distinguir unas de otras. Por otra parte, Andrés Ursa Herguedas, homeópata en Valladolid y que ha participado en una ponencia sobre terapias naturales en la Universidad de Salamanca, me ofrece una asesoría informativa por 20 €, y por 50€ un estudio clínico con fines preventivos.Ya para terminar, Joaquín Peleteiro Bandín, homeópata en Palma de Mallorca, me asegura que puede proporcionar un tratamiento homeopático como alternativa si decido no vacunar a mis hijos: dos o tres sesiones a intervalos de entre uno o dos meses, a 80 € cada visita.

           Entiendo.

Juan Andrés Moriano

 

 

 

 

 

 

 

Los desfasados derechos de autor y los problemas ideológicos

fuck20copyright

Hace poco más de un mes que me viene golpeando en la frente una de esas inquietudes puñeteras que parecen más el Grillo-parlante del buen Pinocchio que un estricto baile de neuronas. Los derechos de autor, creo yo, están tan desfasados como estuvieron en su momento los derechos del editor. No responden ya al momento histórico que nos ha tocado.

Vaya por delante que considero una verdad innegable que todo acto humano es una verdad ideológica. ¿Cómo puede no serlo si, a cada instante, tomamos decisiones? ¿Cómo puede no serlo si actuar de una determinada manera (y escribir es un modo de acción), es ya una elección en sí misma? Si esto es así, y lo es, todo poeta tiene necesariamente una responsabilidad, una necesidad absoluta de compromiso con su tiempo. Simplemente porque nuestra libertad no va más allá de nuestra realidad histórica.

No podemos interpretarlo, claro está, como una obligación por parte de los poetas de escribir directamente de la cuestión social, dejando atrás cualquier otro tema. Pero resulta evidente que profundizar, por poner un ejemplo, en la figura de un «poeta de amor» obviando problemáticas como la violencia de género no contribuye en nada a una mejora de la sociedad y es inevitablemente una elección ideológica. Hasta qué punto la literatura de evasión pueda considerarse legítima dependerá en gran medida de la concepción de la labor del poeta en el mundo.

La libertad de expresión está profundamente ligada a la libertad de acción: de la misma forma que instar a una persona a cometer un asesinato es un delito, proponer modelos amorosos que denigran a la mujer es moralmente muy reprobable. ¿Es cierto que todo en el arte vale? ¿Realmente pensamos que la poesía es profundamente intimista? Una poesía es un mensaje y el objetivo último de cualquier mensaje es la comunicación. El problema no radica en la presentación de estas problemáticas de forma explícita, como sucede en Cincuenta sombras de Grey sino en la utilización ideológica que de ello se hace. En este caso, el de Cincuenta sombras…, la polémica sería absurda si su autora fuese una militante feminista comprometida con la causa. Si se hubiera dado esa circunstancia, bien habríamos podido interpretar que su arte no es más que una «representación amoral» ante la cual el lector debe aplicar su sentido crítico. De cualquier forma, conviene tener en cuenta que la obra de un poeta va más allá del conjunto de sus textos. Tal vez, en una sociedad escrita como a la que dio lugar el auge de la imprenta, se pueda entender que la creación literaria de un autor consiste exclusivamente en su obra. Pero hace años que no somos ya una sociedad escrita: como mínimo, deberíamos considerarnos una sociedad híbrida. El auge de las televisiones, de la radio, del cine, traslada las experiencias poéticas a ámbitos hasta hace poco desconocidos (o, más bien, olvidados) haciendo que se diluya en un maremágnum de informaciones la función histórica de los poetas como transmisores de ideología. El poeta es solo un agente ideológico más y, ni siquiera, de particular relevancia.

Es evidente que la poesía sobrevivirá, siempre sobrevive. Pero esto solo puede darse por dos vías. En primer lugar, puede encaminarse a la poesía de evasión, como se viene ya observando desde hace no poco tiempo. El estallido de la crisis fue un caldo de cultivo perfecto para que las poesías de evasión, principalmente amorosas, coparan el mercado, alejando a la gran masa de lectores de textos críticos con la sociedad contemporánea. Se tolera, claro está, por «salud democrática», la difusión de textos críticos en los márgenes institucionales; esa poesía que se ha adueñado del sintagma poesía social pero que tiende a limitarse a micros abiertos y libros sin mayor pretensión que la venta, bajo pretextos de lo más variopintos. Por otra parte, los poetas pueden elegir la vía revolucionaria, una poesía militante, que, al contrario de como resulta hacer la poesía social contemporánea, no intente sustituir la organización de la población oprimida, es decir, de la clase trabajadora; sino que complemente y acompañe este proceso. Para esta vía, que constituye la vía poética necesaria, los derechos de autor son solo un lastre: ¿cómo puede querer un poeta militante querer acercarse a su lector si introduce entre mensaje y receptor un arancel? El poeta militante tiene la obligación moral de escribir entendiendo que el arte no es un fin, sino un medio de expresión y de intervención social. El poeta tiene la obligación de renunciar a un modelo que no corresponde al mensaje que debe transmitir. Es evidente que su trabajo merece ser remunerado, pero las tasas no pueden introducirse antes de que su mensaje haya llegado. Se pueden pedir donaciones, vender ediciones especiales, comerciar con las publicaciones en papel, poner entradas pagadas a los recitales; pero siempre, este es el punto esencial, debe existir una forma gratuita de acercar la poesía a su clase.

La solidaridad obrera también tiene que escribirse. La escritura obrera también tiene que solidarizarse. Que muera la poesía social. Que viva la poesía militante.

 

V Concurso Recital de Voz Anaya: Juan José Nieto Lobato

13095938_1149088285169178_1670188675619377000_n

MINA LA DIOSA

            Me ruborizo al verla sentada en el sofá. No termino de acostumbrarme a ver sus piernas desnudas, esos dos pilares sobre los que apenas logra sostenerse su torpe figura. Me cuesta imaginar a la señora Papin de niña después de haberla observado caminando sobre un bastón de madera de nogal. Apoyada en ese horrible báculo, la descubrí anoche cuando me abrió la puerta de su apartamento en el número 8 de la Rue de Rivoli.

            Acompañé mi visita con una rosa roja, la misma que se escabulló entre mis dedos tras comprobar que todo lo que me habían dicho era cierto: no quedaba en su cuerpo, ni en sus pechos, tampoco en sus facciones, resto alguno de la antigua estrella de las pasarelas, de la única e irrepetible diva del posado en ropa interior; de Mina, la Diosa, su nombre artístico; el que utilizaba en galas, desfiles y recepciones, con el que se la conocía antes de volver a ser Beatrice Papin, la vulgar identidad que hoy rotula su buzón.

            A pesar del aturdimiento inicial, me repuse pronto para hacerle entrega de la flor. Me dio las gracias con la frialdad de quien se sabe inútilmente cortejada sonriendo, irónicamente, al comprobar que mi mirada se dirigía presta hacia el ventanal que da al jardín de las Tullerías. Fue una reacción natural. No pude evitarlo tras percatarme de que la protagonista de mis sueños eróticos de adolescencia era sólo un espectro desenfocado.

            Rechacé cortésmente una copa de vino blanco, pero me adelanté a su proposición de abrir una botella de champán. Tras llenar las copas, bajó las luces, sacó su gato siamés a la terraza y pinchó Cole Porter en un tocadiscos de época. Por un momento pensé que yo era el premio, que esa tenue luz, ese jazz melódico y aquellos aperitivos no eran más que el atrezzo de un plan orquestado para engatusarme y llevarme a la cama sin simular, siquiera, un leve interés por conocerme. Pero entonces desperté. Abrí los ojos y el onirismo dejó paso a la fría realidad. Mi ángulo de visión se cruzó con el dorso de su mano derecha percibiendo en ella un movimiento constante. Fue entonces cuando la giró para invitarme a bailar, más bien para que la cogiera en brazos y la hiciera volar por la atmósfera de la habitación trasladándola a esa infancia en la que practicaba ballet junto a sus hermanas. En ese giro de muñeca, habitualmente sutil e inapreciable, pude percibir una mano incapaz de gobernarse a sí misma, temblorosa no por mi presencia y sí por los agudos efectos de una penosa enfermedad llamada Parkinson.

            “Te has dado cuenta”, me dijo y asentí lentamente con la cabeza mientras con un gesto me invitaba a entrar en su cuarto. Accedí sin detenerme a pensar en la cantidad de dinero que hubiera pagado de habérmelo ofrecido tres o cuatro años antes y no tardé en reconocer, en la pared del fondo, la fotografía que adornaba mi carpeta en el segundo año de liceo. “Era guapa, ¿verdad?” “Mucho”, respondí sin añadir nada más ante el temor de excederme con algún comentario grosero. Recorrí lentamente los cuatro extremos de la habitación deleitándome con cada detalle de los murales que los recubrían. En ellos aparecía Mina adoptando posturas inverosímiles, con piezas que apenas ocultaban las partes más secretas de su anatomía. Quise preguntarle por la cantidad de tiempo que invertía en cada sesión, pero no pude hacerlo. Me quedé sin aire cuando, al girar la vista, la encontré desnuda.

            Es difícil describir lo que vi, como es difícil, también, pensar en algo o alguien más vulnerable que ese cuerpo entumecido lleno de huesos condenados al cautiverio. No pude evitar fijarme en su pubis, cubierto de un fino vello también moribundo y no tenía intención pero me topé con sus caídos senos, que rápidamente me recordaron a Fabien, el gordito de la clase de sexto de primaria.

            Hice un amago de correr, pero mi representante ya había cobrado los seis mil euros del servicio y a mí, como brazo ejecutor, me correspondía una tercera parte de la cantidad. Toda vez recobrado el valor, comencé a desabrocharme los botones de la camisa. Ella se inclinó a ayudarme, pero pronto comprendió que tardaría menos apartándose. Dejé al descubierto mi torso y cuando dirigía mis dedos hacia la cremallera de los pantalones, me detuvo. “Para, prefiero que me abraces”.

            Pese a lo que había imaginado, no fue la continua vibración de sus manos lo que más me impresionó. No en comparación con su respiración agitada, con su lucha por mantenerse con vida aferrada a la espalda de un desconocido. De improviso, cuando mi mirada se centraba en el reflejo que se dibujaba en el cristal, giró mi cabeza con su mano izquierda y me besó. Tras un tiempo prudencial, muy superior al que solía conceder a sus parejas cuando era Mina la Diosa, comenzó a buscar sobre mi pantalón una señal de excitación. Pero no la halló. Como no la hallaría en toda la noche, a pesar de mis repetidas e impúdicas miradas hacia los carteles de la pared.

            Entre ambos lados de la cama se desplegó, invisible, un velo de vergüenza. Ninguno de los dos pensaba dormir y sólo el tic-tac de un viejo reloj de mesa interrumpía de manera acompasada el silencio, haciéndolo aún más inquietante. Ella, mientras, lloraba. No de una forma desesperada que invitara al consuelo. Peor aún. De una manera sutil, desconcertante y, sin duda, más estremecedora.

            Afortunadamente, el día amaneció temprano y los jardines se poblaron de niños paseando sus mascotas y haciendo volar sus cometas. Detrás de ellos, a distancia prudencial, caminaban los padres comprobando que todo estaba en orden. Era domingo y las campanas de Notre Dame repicaban en señal de festejo. Cuando Beatrice intentó ponerse en pie, le ofrecí una bata y la ayudé a incorporarse. Preparé el desayuno y nos sentamos en torno a la mesa camilla del salón. Ella, en un sofá de cuero. Yo, en una silla de madera, bolígrafo y libreta en mano, narrando el breve encuentro entre Beatrice, la señora que nunca aceptó la muerte de Mina, y Robert, el amante a sueldo incapaz de descubrir los secretos de una verdadera mujer.

            Se escucharon dos disparos. Desaparecieron las cometas, las mascotas y los niños y los adultos, curiosos, se agolparon en torno al número 8 de la Rue de Rivoli buscando respuesta a los quince segundos que transcurrieron entre uno y otro. Las campanas de la catedral, ajenas a lo acontecido, siguieron llamando a misa.

16227_765232213554789_3030909181690968237_n

V Concurso Recital de Voz Anaya: Dimas Prychyslyy

 

13063328_1149088091835864_4674771372027128248_o

Motivos u Oda a la loca

Contra ustedes hombres

–que sueñan un porvenir oscuro,

una igualdad confusa,

una sombra romántica de piedra,

una piedad derretida, temerosa,

una habitación de césped y asfalto –

no tengo nada.

 

Contra ustedes –capullos

mediocres, reprimidos, acabados.

Tejados de la muerta noche,

desafíos perdidos de antemano,

esdrújulos tildados por sistema,

palabras sin son: seres plásticos.

Contra ustedes, estatuas castradas…–

no tengo nada.

 

Contra ustedes – enajenados

de paterna leche,

asombros de vuestra ley propia, viril e impura;

militantes de épocas pasadas,

alienados de caderas y pechos flácidos,

sedientos por amaros, cobardes por ser más putas…–

no, no tengo nada.

 

Pero vosotros libres sinvergüenzas,

mal y bien hechores de la noche,

vírgenes “discretos”, amantes,

en fin,

iguales míos,

borrachos, zorras, alatinójenos,

bujarromáticos Maries

del gran gremio.

 

Contra vosotros que me habéis hecho

a vuestra bajeza y semejanza,

que me habéis despojado del insomnio,

que me habéis dado el cansancio dulce del abrazo,

de unas piernas conocidas,

de una voz rotunda como la mía,

y una realidad oscura y deseada…

Con vosotros tengo mis dudas.

 

Vosotros palomas desangradas en el viento.

Vosotros uranistas insolentes

que me volvéis loca,

me derretís, me amáis a mi manera,

sucios de mis escupitajos intelectuales,

de mis putas promesas incumplidas,

de mi dolor por el ayer

y el desprecio al mañana,

del olor rancio a habitación ocre

de mis injurias y mis gritos de abandono,

de toda esta mierda de besos imaginarios

verdes, blancos, verdes….

de esas tazas de chocolate belga en el pubis,

del ombligo lleno de mis hijos, de mis sobras…

Con vosotras, que me habéis hecho

a vuestra imagen y semejanza,

y conmigo mismo, al fin, ya tengo dudas.

 

Vosotros ratas de vuestra propia cloaca,

divas sin pecho, sin coño, pero con cojones.

Conocedores del secreto mayor del hombre:

del hambre y del engaño,

del sucio sexo,

de la fórmula explícita de ser,

de escribir,

de comportarse….

 

Vosotros que os llamáis en femenino,

que usáis pelucas de espectáculo

para taparos las canas y las calvas,

que os morís por 20 cm. en lo oscuro,

que borrachos hacéis el paseíllo de Santiago,

y derramáis sobre la negra lava de las playas

vuestros propios seres de sufrimiento.

 

Contra vosotros, por que os amo,

por que me llenáis,

porque hacéis que olvide,

que no piense,

me hacéis vomitar la inteligencia

con zumo de naranja y granadina.

Contra vosotros que tenéis la lengua larga,

la cara afilada,

la oreja puesta,

el ojo dilatado,

la automática sonrisa,

el alma que palpita y guiña,

la eterna razón de las razones,

y sabéis engañarme aunque os cuesta…

Con vosotros

tengo

mis serias dudas.

16227_765232213554789_3030909181690968237_n

V Concurso Recital de Voz Anaya: Pablo Enguita

13095938_1149088285169178_1670188675619377000_n

CHIQUILLADAS

Pues al niño que dejaste le ha subido la libido
se ha bajado del tejado y ahora cuenta muertos qué desastre.
La gente aún no lo sabe pero es manso. No es él de quién preocuparse.
Que en la puerta echa el cerrojo y recoge las sobras
no hace mal a nadie y a qué viene tanto escándalo
quién sabe.
Tiene el pelo rojo de tanto quemarlo lleva días bañándose en sangre
las más le muerden fino el labio
las tantas desnudan hiel y carne. Del balcón y por su patio saltan mudas mocedades
que en las noches y descalzos todo juego por oscuro
vale.

SÍ-QUE-DABA

-¡Ay, la Virgen!

Fue todo lo que la abuela Clara remitió en su balbuceo, deformando entre los paletos su lengua cara y cana.

Claro que Clara, la otra, no se mostró tan entusiasta.

Tomó la mano materna.

-¿Quién es esta niña tan guapa?

-Tu nieta.

-Es guapa; de veras.

Dejaron el descansillo y las recibió la vivienda. También la tía Sandra, en silencio sepulcro desde su obscura sala.

-¿Está ahí?- señaló la mediana.

-Sigue ahí.

Clara dejó el orden de las cosas a su madre. Prefirió en cambio detenerse en un miriápodo detalle: la abuela, quién sabe si entonces cuerda, le había dedicado un altar precioso y un par de velas. Ocupaba numerosos portarretratos y delicadas estampas, fotos de su bautizo y comunión, de sus infantes andanzas; muchas más que su madre y su mayor hermana.

La abuela trajo yemas de Santa Teresa. La Virgen desde el calendario babeaba.

-Deja de andar como un corderito y come.

Qué más daba. Mordió. Clara pensó si la gente iba a misa los domingos a adorarla: los días de lluvia y frío, la misa de Gallo, con ramos, en Pascua…Romerías… Procesiones por el agua…

Realmente sí-que-daba.

EL JUICIO DE ANA BOLENA

Yo no estoy huyendo de nada. Los muros que me habéis plantado no crecen
-son de piedra-
y el degüelle dudo que sirva. Perdón y gracias.
Yo no escapo de nadie –veis, no estoy corriendo- tengo la conciencia dormida.
Las cosas que dijisteis, las palomas engranaje y la zorra astucia
se diluyen. Queda el mejor tramo.
Llegó el tiempo de las almas.

16227_765232213554789_3030909181690968237_n

[Sin título]

 

A veces respirar era
como abrirse las entrañas,
como situar el hambre en un mapa
o delirar con los ojos en las manos,
es decir,
palpar a ciegas,
es decir,
no saber dónde
acababa yo
y empezaba la vida.
(Aprender a ser tierra era
inevitablemente
aprender a desintegrarse
)

 

Cristina Adler

Cuestión de prioridades

Ser consciente de las propias faltas es el primer paso para avanzar. Una encuesta realizada en diciembre de 2015 por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) reflejaba que aproximadamente la mitad de los españoles reconoce estar desinformada sobre temas medioambientales. No es extraño entonces que, a comienzos de 2016, los españoles no consideraran el cambio climático entre sus principales preocupaciones, según el CIS.

Admitiendo que el cambio climático es la principal amenaza para la humanidad, es cuando menos llamativo  este desinterés público. No puede entenderse esta situación sin la influencia de los grupos más poderosos a nivel internacional, que promueven una desinformación calculada para que sus intereses a corto plazo no se vean comprometidos. Y, pese a diferentes movimientos sociales, protestas o emergentes partidos verdes que evidencian una mayor preocupación,  esta es insuficiente. Dos buenos ejemplos sostienen este punto de vista.

 Por una parte, el acuerdo alcanzado en la Cumbre de París fue calificado por los medios de comunicación de mayor cobertura como histórico. No obstante, dicho acuerdo representa únicamente la buena voluntad de los países  para combatir el cambio climático pero no una legislación vinculante y, por tanto, tampoco contempla la posibilidad de penalizaciones económicas por incumplimiento de objetivos marcados. cambio_climatico_01Por otra parte, los dos principales partidos de España se presentaron a las elecciones con programas electorales inconcretos y vagos en lo referente al cuidado del medio ambiente, mostrando tan solo una buena disposición de protección de lo verde. Así, el Partido Popular afirma que “dará pasos adicionales para lograr una economía con menores emisiones de carbono” y que serán más efectivos en “la lucha contra el cambio climático”. ¿Qué pasos? El impuesto al sol no es precisamente la dirección más correcta para tal objetivo. Por otro lado, el Partido Socialista no es especialmente conciso cuando expone que recuperarán “políticas del Cambio Climático” ¿Qué políticas? ¿Aquellas de ayer que sabemos hoy son insuficientes? 

Tan solo con una conciencia social comprometida en la acción contra el cambio climático se obtendrá la correspondiente acción gubernamental, en una tarea que es, huelga decirlo, internacional. Aquí es, por tanto, imprescindible hablar de la mayor potencia mundial en la actualidad.

Estados Unidos está inmerso en la elección de los candidatos a la presidencia de los próximos cuatro años. Aunque el 99% de la comunidad científica está de acuerdo en que el cambio climático existe y que se debe principalmente a la actividad humana, los candidatos republicanos a la nominación niegan las evidencias. De hecho, Donald Trump llegó a escribir en Twitter hace unos años que el calentamiento global fue creado por los chinos para conseguir que Estados Unidos no fuera competitivo. Ted Cruz, el único candidato con opciones de apartar a Trump en la nominación republicana, asegura que el cambio climático es una teoría pseudocientífica que sirve como excusa para que el gobierno adquiera más poder del que le corresponde.

Afortunadamente, el bando demócrata parece más dispuesto a tomar medidas eficaces contra el calentamiento global.  El presidente Barack Obama rechazó recientemente la construcción de un oleoducto de 1.900 kilómetros para el transporte de petróleo, siendo aplaudido por colectivos ecologistas.  También la candidata que lidera la carrera por la nominación demócrata, Hillary Clinton, ha mostrado su interés por la lucha contra el cambio climático; el otro candidato demócrata, el socialista Bernie Sanders, es el más preocupado y decidido a combatir el cambio climático, siendo este tema uno de los ejes de su campaña política.

A todo esto, a finales de marzo, la revista Nature publicó un artículo en el que unos investigadores de Estados Unidos estudiaron las consecuencias del cambio climático sobre la Antártida, teniendo en cuenta diferentes variables que anteriormente no fueron sopesadas en los modelos de estudio. Concluyeron que el aumento del nivel del mar, uno de los efectos más dramáticos del cambio climático, será mayor aún de lo que se predijo. Este reto mayúsculo que afronta la humanidad necesita la conciencia, movilización y acción ciudadana, porque el momento de las soluciones es ahora. Cuestión de prioridades.

Juan Andrés Moriano