Chimamanda Adichie y «El peligro de la historia única»

La novelista nigeriana Chimamanda Adichie nos advierte de los peligros a los que nos enfrentamos al concebir la historia desde una única perspectiva. Ella, desde su propia experiencia, ha sido testigo de cómo “la historia única crea estereotipos y el problema con los estereotipos no es que sean falsos sino que son incompletos. Hacen de una sola historia, la historia única

Nos parece interesante compartir sus palabras con vosotros y
animaros a apreciar lo bello de lo “otro”, lo distinto, lo plural. Chimamanda nos recuerda nuestro propósito: resaltar la autenticidad y la belleza de la multiplicidad y heterogeneidad, y que esté al alcance de todos nosotros.

Chimamanda-AdichieLa literatura, el cine, el teatro, la cultura en general y la vida misma, admiten múltiples perspectivas que se interconectan y se retroalimentan.

Por ello esperamos vuestras historias, vuestros puntos de vista, vuestra marca en nuestra revista. “Cuando nos damos cuenta de que nunca hay una sola historia sobre ningún lugar, recuperamos una suerte de paraíso”.

Qué disfrutéis las palabras de ésta artista y que su consciencia despierte la nuestra.

Privacidad, imágenes y cultura de masas: de Henry James a las redes sociales (I)

1913

Nos encontramos a finales del siglo XIX, período gris para la decadente aristocracia europea y de frenesí para la próspera burguesía americana. En este contexto, Henry James, siendo un puente entre ambas civilizaciones a través de sus novelas y relatos, exploraba la psicología de personajes de ambos mundos a través de su más que conocida técnica del punto de vista. Las fronteras entre el nuevo y el viejo mundo se diluían en el fondo del charco que los separa, y con ellas las diferencias culturales que se fundían en el frenesí económico y social del capitalismo.

Como era de esperar, la literatura de la época cambió radicalmente. La prensa supo adaptarse ante el creciente estrés de la sociedad americana y europea de la época, en las que aparecían los primeros signos de la posterior cultura de lo inmediato. Los periódicos sensacionalistas, llamados tabloids en inglés, consiguieron aunar la producción masiva y la sencillez o amarillismo de los contenidos, creando un tipo de lectura simple, entretenida y barata al alcance de todo el mundo, independientemente de su clase social, homogeneizando la opinión pública.

Fue en este contexto turbulento cuando empezó a haber un desequilibro entre la esfera pública y la privada. El amarillismo de la prensa se tradujo en un creciente interés por la personalidad y vida de los autores, que igualmente llevó a un impulso cultural que amenazaba las distinciones entre ambas esferas, distorsionándolas a favor de los tabloids de la época. Mirror-anniv-ed-8Ante la emergente amenaza de los medios de masas, James quería preservar su ‘cuarto sin invadir’ en el que poder separar su vida privada de la pública. Con esta idea del cuarto en la cabeza, defendió a capa y espada el derecho a la privacidad no solo del autor, sino de la sociedad en su conjunto, de manera que cada individuo pudiera decidir en qué medida la relación entre su cuarto privado y el ámbito público fuera más o menos permeable. A pesar de que las personas, independientemente de su fama, pudieran decidir qué porción de su vida privada entregaban a la vida pública, la imperante necesidad de saber por parte de un público bombardeado con sensacionalismo empezó a violar la privacidad de numerosos autores.  

¿Cuál fue la excusa? La expansión del conocimiento. Ya en la época del auge de los medios de masas, se estaba dando un fenómeno con raíces burguesas llamado “derecho a saber”. Como indica el historiador Jurgen Habermas, ya en el siglo XVIII la burguesía se posicionó en contra del privilegio de la monarquía y nobleza de la privacidad. Para hacer justicia, atacó tal privilegio para desenmascararles y pasarles por encima, para así posicionarse a la cabeza de la sociedad y la economía. Un ejemplo de este fenómeno podría ser Dangerous Liaisons, novela escrita por Pierre Choderlos de Laclos y publicada en los años que precedieron a la revolución francesa. Si bien esta novela narra, de manera epistolar, las complejas historias cuasi telenovelescas de la aristocracia francesa, lo más interesante es ver cómo ataca su privacidad desmenuzando el pensamiento aristocrático a través de sus acciones cotidianas, sus contradicciones de clase y su inmovilismo. Laclos quitó el tradicional aura de pureza de la aristocracia para hundirle la cara en el barro.

Si la burguesía ya atacó la privacidad de la aristocracia para desbaratar su poder, ¿es la actual masificación de los medios de masas el siguiente paso para bajar la privacidad, una vez más, de escalón y seguir «haciendo justicia»? La privacidad es la forma más profunda e integral de propiedad: une al propietario y a la propiedad en el mismo cuerpo. Por tanto, desposeer a una persona de su privacidad supone, en parte, la deshumanización de la misma, a merced de las imágenes de los medios de masas que suplantan a la persona en sí.

Voy a tratar de explicarme. Siento insistir con las imágenes de Dabord, pero en este caso no puedo dejar de mencionarlas. Al robar la personalidad se roba parte de una persona, ese trozo usurpado pasa a dominios públicos, pasando por las manos de los medios de masas. En sus laboratorios malévolos y sensacionalistas edulcoran, modifican y juegan con él, moldeándolo a su gusto para ofrecérselo a las masas a través de sus medios. Lo que se nos muestra por la televisión son  imágenes fuera de la realidad. Una realidad que homogeiniza la destrucción de la privacidad y la extiende a todas las capas sociales.

2016. Ya ha pasado más de un siglo. ¿Qué tenemos ahora? Lo veremos en la segunda parte del artículo.

 

¿Qué tienen en común DarthVader de la saga StarWars y Heathcliff de la novela del Siglo XIX Cumbres Borrascosas?

Curiosamente más de lo que podría pensarse en un principio. Quizá lo primero que se viene a la mente es que los dos comparten ese color negro tan representativo del uniforme de DarthVarder y, más sutilmente, definiendo el carácter y el color de piel de Heathcliff. Pero las semejanzas no acaban aquí. heathcliffAntes de empezar este viaje románticamente intergaláctico, es importante explicar que George Lucas estudió literatura en la universidad, concretamente construcciones y mitos del héroe. Fue entonces cuando quedó fascinado por el libro de 1949 del autor Joseph Campbell, The Hero with a Thousand Faces, del cual aplicó ciertas técnicas para crear la saga espacial. A pesar de que este dato puede ser fácilmente conocido por cualquier “Warsie”, la magia reside en descubrir cómo una saga de 1977 basada en un canon literario de 1949 está conectada con una novela de 1847.

Campbell estudió cualquier mito, leyenda, pasaje religioso o escrito con carácter aventurero y resumió sus parámetros comunes en 12 etapas que recorre el héroe de la historia, como “La llamada a la aventura”, “El encuentro con el mentor”, “Prueba traumática” o “La resurrección del héroe”. Estas constantes podrían ser aplicadas a cualquier historia de espíritu aventurero, por lo que, aun siendo Cumbres Borrascosas clasificada como novela romántica, entraría en esta clasificación.

Lo fascinante de la convergencia de estas dos obras es la predominancia de los villanos sobre los héroes, pues ambos autores resarcieron a Heathcliff y DarthVader con los premios que se le otorgan a los segundos, dando así una vuelta de tuerca a la tradición literaria anterior.

Contestando a la pregunta inicial, ambos protagonistas son “niños-encontrados”, pudiendo considerar tal aspecto como una primera “Llamada a la aventura”. f7122f898bc23684dcd1019b3a77429fNo obstante, no se puede decir que fueran niños adoptados, ya que Heathcliff fue recogido por Mr. Earnshaw y no existe constancia de que fuera legalmente adoptado por el mismo y, por otro lado, Anakin Skywalker fue literalmente recogido por los Jedis para ser entrenado como tal en este selecto club. Estos niños fueron criados en un nuevo y disfuncional ambiente familiar; Heathcliff sufre constantes abusos por parte de su “hermano” mayor Hindley y el criado Joseph y, al morir su benefactor, es rebajado al rango de lacayo. Anakin creció con la pérdida de su madre y sin formar parte de una familia mínimamente tradicional, sino más bien de una especie de monasterio lleno de reglas estrictas y a la que llegó, en palabras de Yoda, demasiado mayor para adaptarse bien. Ambas personalidades se desarrollaron en un ambiente dramático, llegando a sendos puntos de inflexión o “Pruebas traumáticas”, según las etapas de Campbell, por dos acontecimientos determinados. En el caso de Heathcliff fue cuando Catherine conoció a los Linton y se convirtió en una chica refinada, repudiando a Heathcliff; en el de Anakin, el violento asesinato de su madre a manos de los moradores de las arenas.

Y es que nuestros antihéroes se enamoraron de preciosas mujeres, Catherine y Amidala respectivamente, pero ambas serán objetos prohibidos para ellos. La primera por estar fuera de su rango social y por establecer una relación cerca del incesto para la época. La segunda rompería la leyes establecidas por la religión Jedi, en la cual estos están considerados monjes con voto de castidad. Esta pasión prohibida, llevará a la muerte a ambas durante el parto, lo que desembocará en la locura y el odio total de nuestros recién conformados villanos por la pérdida de sus seres queridos.

La última característica común de Heathcliff y Darth Vader reside en sus respectivas relaciones con la generación posterior. Los que hayáis leído Cumbres Borrascosas sabréis que Heathcliff no tiene ningún hijo con Catherine, su único y verdadero amor; y que sigue siendo un imbécil hasta el glorioso día de su muerte. ¿O quizá no tan imbécil? Tanto nuestro imperialista DarthVader como el huraño Heathcliff son redimidos por el amor de una segunda generación. Vader destruyó a Lord Palpatine y así mismo, elige salvar la vida de su hijo, y por tanto apoyar a la rebelión. Es así como el elegido para traer el equilibrio a la fuerza es redimido de sus pecados. Ahora bien, Heathcliff, como de costumbre, es un poco más complejo, pues no vemos un acto tan noble con para Catherine Linton y Hareton Earnshaw. Sin embargo, en el capitulo 34 nuestro amado-odiado antagonista le dice a Cathy poco antes de morir “Y tú, ¿no quieres venir conmigo? No, claro. Para ti debo de ser peor que el diablo todavía.” Aun que este sutil gesto pueda pasar desapercibido, no deja de ser el último y único acto de generosidad de Heathcliff hacia la joven pareja de enamorados: hacerse a un lado para morir y por tanto, dejarles a ellos vivir.

Como se puede ver, no son pocas las características que comparten los dos villanos de Cumbres Borrascosas y Star Wars. Quizá por estos motivos son dos de los mas temidos y amados personajes de ficción jamás creados, siguiendo causando terror y adoración a día de hoy.

Que la fuerza os acompañe en los lejanos y lluviosos páramos ingleses. 795d6e855be02e1784a0df00525e3c69

Belén G.

El genocidio olvidado

Se conoce como “Genocidio olvidado” al Genocidio Armenio, o como el el pueblo armenio prefiere que sea denominado «Genocidio contra los armenios», debido a que el primer nombre hace referencia a que fue un genocidio realizado por ellos y no contra ellos.

El genocidio armenio comenzó en el año 1915, por ello es considerado el primer genocidio de la historia. Decir esto es una derrota para la condición humana porque indica que ha habido mas genocidios a lo largo de este siglo. Este nombre es un dolor enorme para la identidad del pueblo armenio, por el olvido generalizado de esa enorme tragedia en la que perdieron la vida casi 2.000.000 de armenios en condiciones humillantes. Tan olvidado está que en 1941 cuando Hitler ansiaba el exterminio del pueblo hebreo dijo “¿Qué problema vamos a tener?, ¿Acaso alguien se acuerda del exterminio de los armenios?”

ll

Miosotis (Conocida vulgarmente como flor nomeolvides) símbolo del centenario del Genocidio Armenio

Este genocidio comenzó cuando el Sultán del Imperio otomano, Abdul Hamid II, quien creía que los armenios le quitaban la pureza a su imperio, y también porque como gran sultán necesitaba una gran masacre para consolidar su gobierno, de modo que entre 1894 y 1896 asesina a mas de 200.000 armenios. En el año 1908 Abdul Hamid II sufre un golpe político protagonizado por los Jóvenes Turcos, quienes se presentaban como una esperanza para el pueblo armenio, pero esta esperanza dura poco cuando los Jóvenes Turcos establecen relaciones con Alemania, quien esta detrás del genocidio. Los Jóvenes Turcos buscaban purificar el Imperio Otomano, o como ellos denominaba “Turquificar”, por ello deciden eliminar a los armenios, quienes representan la impureza.

Para que un genocidio funciones era necesario deshumanizar al pueblo armenio, lo cual consistía en quitarles su dignidad de ser humano que se lograría a través de la humillación y la tortura. El resultado de estas humillaciones y torturas era conseguir que los armenios no se sublevaran debido al cansancio y a la perdida de su voluntad. Los Jóvenes Turcos consiguen esto en tres pasos que la escritora Rita.C. Kuyumciyan explica en su libro “El primer genocidion del siglo XX. Regreso a la memoria armenia” del año 2009:

1- Atacar a los intelectuales: En la noche del 23 al 24 de abril de 1915, son arrestados y asesinados escritores, docentes y científicos armenios que vivían en Turquía. Los intelectuales eran considerados la cabeza del pueblo armenio.

2- Eliminar a los hombres: No a todos, solo a los que estaban en edad de oponerles resistencia.

3- Eliminación del resto: Terminaron asesinando a ancianos, mujeres y niños ya que no había nadie que les pudiera proteger.

lll

Tsitsernakaberd (Monumento en memoria a la víctimas del Genocidio Armenio) – Everán, Armenia

El exterminio del pueblo armenio fue difícil debido a su situación geográfica, no estaban todos juntos, vivían diseminados por todo el imperio. Para conseguir que se junten, les engañan diciéndoles que les vas a reubicar en campamentos donde estén seguros y alejados de los trágicos eventos de la 1ª Guerra Mundial, recordemos que el genocidio se realizó durante la Gran Guerra, en la cual Alemania esta muy unida al Imperio Turco Otomano. De este modo empieza el genocidio. Los matan de varias maneras, entre ellas poniéndolos en la retaguardia y fusilándolos, y con largas caminatas por el desierto en donde los abandonan y les dejan morir deshidratados y hambrientos. También eran usados para realizar experimentos médicos, en donde ya termina su deshumanización total al ser utilizados como ratas de laboratorio.

Durante la 1ª Guerra Mundial el Imperio Otomano era un aliado importante de Alemania. Es decir, muchas de las acciones del Imperio otomano han sido respaldadas por los alemanes. Como dijo Wolfgang Gust: “Alemania es el cómplice silencioso del Genocidio contra los armenio”.

Esta matanza hacia el pueblo armenio fue ignorada por las grandes potencias, aquí es donde empieza el silenciamiento hacia el genocidio. Los organismos internacionales tuvieron un papel nulo a la hora de impedir este exterminio y para tragedia de los armenios y su identidad, Turquía sigue sin reconocer el genocidio.

Al estar fuera de la memoria de la humanidad, los armenios sienten que su tragedia no existe, a pesar de haber pruebas evidentes de ella, ya que gran parte del mundo la niega. Esta negación se debe a que Turquía es una gran aliada de las potencias de occidente, a las cuales Armenia no les interesa nada ya que no esta en los planes de ninguna gran potencia.

El periodista turco Hrant Dink escribió un articulo hablando de este genocidio e insistía en que Turquía y Armenia se sentaran a dialogar. Este periodista fue asesinado de cinco balazos en el pecho cuando iba por la calle. Así acabó la vida de u hombre valiente e inteligente.

Solo 26 países han reconocido este genocidio: Alemania, Argentina, Armenia, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Chipre, Eslovaquia, Francia, Grecia, Italia, Líbano, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, República Checa, Rusia, Siria, Suecia, Suiza, Uruguay, Vaticano y Venezuela. En España solo los gobiernos regionales de Islas Baleares, Cataluña, Navarra, País Vasco y ,desde el día 2 de Diciembre, Aragón reconocen el Genocidio contra los armenios.

Algunos de los supervivientes han decidido, en este centenario del genocidio, contar sus experiencias. He aquí algunas de las historias de estos supervivientes:

  • El testimonio de Tamama Gharibian

llllEsta mujer cuenta como su aldea fue reducida a cenizas por el ejercito turco, como el ejército ruso volvió para ayudar a su aldea y algunos de sus habitantes se negaron a abandonarla, pero a la mañana siguiente los turcos, con ayuda del ejército kurdo, entraron en su aldea y realizaron una matanza horrible utilizando hachas, espadas e incluso sierras para acabar con la vida de los armenios del pueblo de Shumblabad en Urmia.

  • El testimonio de Harutyun Ter-Movsisisan

5Este superviviente habló de como los turcos difundieron la falsa información de que los rusos invadieron la aldea Liz junto a los armenios. Varias familias de armenios huyeron en esa dirección pensando que allí los rusos les esperaban para ayudarles, pero no fue así. Era un juego diabólico para deportar, robar y matar a los armenios.

  • El testimonio de Jaqvahir Avetisian

6Habitante de la aldea de Bostakend, provincia de Mush, relató como a plena luz del día los Chetes (Bandidos kurdos) entraba en la casas y mataban a los hombres adultos, dejando solo vivos a niños, ancianos y mujeres a las cuales violaban e incluso se llevaban algunas a la fuerza. También aprovechaban para robar sus pertenencias.


 

La masacre generalizada llegó también a Kars: la única salida es el exilio

Herminé Avedissian ha decidido narrar la historia de su padre.

“Ha pasado un siglo desde las matanzas armenias, pero en nuestros recuerdos aún permanecen vivos los tormentos sufridos por nuestros antepasados y el camino del exilio. Las masacres, que se extendieron por todo el territorio de Armenia Occidental, llegaron también a Kars. Alejarse era la única forma de detener el derramamiento de sangre. Entre los deportados estaba Yeghishé, de 2 años de edad, junto con los tres sobrevivientes de su familia, es decir su abuela, la hermana de su padre y su primo Sarkís. La ruta del exilio los llevó hasta Leninagán, Gyumrí. El extenso camino, las enfermedades, las tortuosas experiencias y el dolor por la pérdida de los familiares dejaron sus huellas en los sobrevivientes de la familia. 7

Por un lado las enfermedades, la edad y la hambruna por otro lado, obligaron a entregar a los niños al orfanato estadounidense de Leninagán. Allí al menos recibían alimento y albergue. Tiempo después el orfanato decidió trasladar a los huérfanos, sin embargo dicha medida fue suspendida. A la vez, las condiciones de vida locales, los alimentos y el agua potable ya no eran suficientes para satisfacer las necesidades de los huérfanos. Con el propósito de garantizar las condiciones básicas, se llevó a cabo el traslado de los huérfanos hasta el Cáucaso septentrional.

Los niños permanecían en el orfanato hasta llegar a la mayoría de edad, en donde aprendían oficios. Al cumplir la mayoría de edad Yeghishé dejó el orfanato; tenía un objetivo: regresar a su hogar ancestral. Sin embargo eran tiempos confusos; el colectivismo se afianzaba en la Unión Soviética, surgían los koljós (granjas colectivas) y se fortalecían sus bases.

Así como sucedía en el caso de los turcos, los saqueos y los robos también se habían convertido en los medios de vida principales de las razas tártaras y lezginkas. En estas condiciones, un hombre de origen asetín se mostró predispuesto para llevar hasta Tiflís al joven que iba a su patria. Oculto en su carro, Yeghishé llegó a Tiflís y luego a Armenia. En aquellos años la fábrica de cobre de la ciudad de Alaverdí, en Lorí, estaba en pleno apogeo, sin embargo no había suficiente mano de obra. Era natural que aquel joven, en busca de trabajo, se instalara allí. En los meses subsiguientes otros pupilos del orfanato también se instalaron allí. Entre ellos estaba su primo Sarkís.

Simultáneamente al trabajo, Yeghishé comenzó a ocuparse de su educación. El primer paso fue concurrir a la escuela secundaria. Asimismo prestó especial atención a su educación cultural. Comenzó a concurrir a un grupo de danzas populares. Fue allí donde conoció a su futura esposa”.


 

Para dar fin a este artículo sobre el Genocidio contra los armenios quisiera darle las gracias a dos personas que me han ayudado con varia información e incluso me han traducido algunas de las historias de los supervivientes:

8

Vahe Tilbian

Vahe Tilbian, cantante de origen armenio y persona muy implicada en varios movimientos acerca del genocidio y con la ilusión de que algún día el mundo reconozca este hecho histórico.

 

El señor Avet Adons, embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Armenia en España.

9

Avet Adons

El peligro de leer

11-Senal-de-peligro-indeterminado

Quizás cuando le diste clic al enlace que te trajo hasta este artículo, creíste que te encontrarías con una de esas listas procesadas y simplistas, de esas que te llenan el pecho de orgullo al reafirmarte algo que ya sabías; tal vez creíste —especialmente si eres lector— que sonreirías detrás de tu monitor y pensarías en todos los beneficios de los que ya gozas porque lees a Pérez Reverte, sabes quién es Javier Marías y te encanta Travesuras de la niña mala —¡qué bien escribe Mario Vargas Llosa!—. Porque tú sabes ya que no leer es, junto con no consumir suficientes semillas de chía o no vivir cada día como si fuera el último, lo peor que un ser humano puede hacerse a sí mismo. Quizás te esperaste algo del estilo por culpa de todas las listas que rondan por internet: «20 razones por las que nunca debes ir a Brasil», «17 razones para no luchar por tus sueños» en las que enseñan a todos esos «paletos víctimas del sistema y con mentalidad limitada» —tú estás por encima de eso— que, efectivamente, hay muchas razones por las que ir a Brasil, hay muchas razones para luchar por nuestros sueños.

Pero, querido lector, si ese fue tu caso, te has equivocado. Aquí no hay mensaje oculto, ni paradoja, ni ironía, ni juguete incluido con tu hamburguesa.

Yo me guío por una regla personal: cualquier afirmación tan sencilla y desnuda que parezca demasiado buena para ser cierta, probablemente sea demasiado buena para ser cierta. «Leer es bueno», es una de ellas.

Leer es un peligro.

Bueno, no el acto en sí, leer es inofensivo si se lee algo que esté libre de ideología. La pregunta es ¿hay algo leíble que esté libre de ideología? Me inclino a pensar que no —ni el slogan más breve, ni los ingredientes de la sopa instantánea—.

Leer puede ser buenísimo para una persona: puede abrir su mente a nuevas posibilidades, mejorar sus capacidades cognitivas, reducir su estrés, transportarla a otros mundos, hacerla desconectarse de sus problemas, mejorar su inteligencia lingüística y su ortografía. Sí. Puede hacer todo eso —y mucho más—.

Pero leer también puede ser una práctica que no resulte fructífera o puede, de hecho, perjudicarnos profundamente. No es «la lectura» por sí sola la que hace maravillas, sino que el proceso de lectura, sus beneficios o perjuicios, dependen de cada lector. Un libro «inofensivo» —que nunca lo es— en las manos equivocadas puede tener consecuencias catastróficas. Pesemos en una adolescente de trece años que devora la saga de Crepúsculo. ¿Está preparada para asimilar esa historia de amor adolescente idealizado, pasional, posesivo y sumamente dañino por el que la protagonista intenta suicidarse? No lo creo.

Un libro incomprendido—ejem, ejem: censura de Lolita en Inglaterra hasta 1960— con muchísimo que aportar puede caer en la «lista negra» de lectura, y entonces sólo lo leerán los «degenerados»; o puede quedar atrapado entre las garras de la censura —la censura contemporánea, en estos tiempos de famas fútiles, es la negación a la publicación… excepto para Facebook, Facebook parece aún regirse con los mismos principios que la Inquisición cuando se trata de censura— y morir antes de nacer. Un libro de ideología retrógrada y excluyente, pero maquillado de atrevimiento y «actualidad», un poco atrevido y picante, como si no existiera desde los inicios de la humanidad el arte erótico —sí, estoy hablando de las sombras de Grey—, puede tener un formidable recibimiento del público y sembrar sus malévolas semillas en muchas mentes que no están preparadas para combatirlas.

La lectura —como cualquier otro producto consumible— no se debe entender como algo que nos hace bien porque sí. Es un arma, el arma más infalible para ciertas esferas interesadas —todos sabemos que muchas grandes editoriales perdieron su autonomía desde hace tiempo, aunque ¿quién es autónomo frente al flujo del capital? Solo los antihéroes veintiunescos—, porque se cuela en nuestro interior cuando menos lo esperamos, que es cuando leemos en casa tranquilos. El mito mismo de los increíbles beneficios de la lectura lo reafirma: estamos tan convencidos de que, cuando leemos, estamos beneficiándonos, incluso más que cuando cenamos ensalada, que es el momento perfecto para llenarnos la cabeza de ideas. Deberíamos ser muy escépticos en este tema —me llaman conspiracionista—: ¿a quién le interesa hacernos creer que leer es bueno?

La buena noticia es que existe un arma definitiva contra todo este envenenamiento y corrupción: seguir leyendo. Para que la lectura deje de ser un arma contra nosotros y se convierta, de hecho, en nuestro escudo, debemos leer más y más, pero no hacerlo como siempre lo hacemos. El primer paso es ser conscientes de que leer no es ni inofensivo ni ventajoso, sino todo lo contrario, y nunca olvidarlo durante el acto de lectura. El segundo es aprender a identificar, mientras leemos, toda aquella latente ideología que intenta derrumbar nuestras defensas y filtrarse en nuestros cerebros. Y entonces, y solo entonces, el acto de leer volverá a ser beneficioso.

P.D. Uy, qué casualidad: ¡existe un artículo que se llama «10 razones para no leer»!

Hibridación Femenina

DC-260-793D3057921Hibridación femenina es el nombre que ha puesto su autor, Javier Cortés Millán, a estos ocho dibujos realizados con pluma y tintero sobre papel canson. Javier, licenciado en bellas artes en la Universidad de Salamanca, pretende asociar los tradicionales roles de la mujer en la sociedad con la dominación animal mediante la creación de estos bellos desnudos femeninos con cabeza de animal. Al tratar temas como la subordinación y opresión de la mujer por parte del hombre, y otros más duros pero no menos reales como la violencia, la prostitución, y la anorexia, consideramos esta obra como una crítica feminista al status social de la mujer.

DC-260-793D3057923

Con la “Mujer Toro” se presenta una similitud del movimiento taurino con la violencia de género. La clásica asimilación de la superioridad del hombre es la que se toma el derecho de dominar y maltratar a éste animal en la plaza de toros, al igual que la mujer es maltratada, tanto física o psicológicamente, por su dominador en el ámbito del hogar.

DC-260-793D3057922

La imagen de la “Mujer Zorra” es muy simbólica ya que presenta un cuerpo bello y erótico con cabeza de zorro masturbándose de frente, sin miedo, sin tapujos. El aspecto sexual de la mujer ha sido relegado a un plano oculto durante años, la masturbación ha sido un tema tabú y un acto anti-natural y perverso. Por ello, con esta representación de la masturbación femenina con rostro y mentalidad animal, se muestra el papel al que la mujer ha quedado relegado infinidad de veces al mostrar su aspecto y apetito sexual; el de “Mujer Zorra”. Javier está jugando a desnaturalizar los tradicionales y alienantes estereotipos y prejuicios femeninos, mostrando el aspecto verdadero y natural de cada concepto.

DC-260-793D3057925

La importancia del aspecto físico femenino y sus consecuencias se manifiesta con las imágenes de la “Mujer Galgo” y la “Mujer Elefante”. El impactante cuerpo esquelético de la mujer galgo presenta los efectos negativos de los imperantes cánones de belleza, que en ocasiones conducen a las mujeres a problemas como éste, la anorexia.

DC-260-793D3057926

Por otro lado, la “Mujer Elefante” está condenada a ser marginada y acomplejada por su aspecto que no se amolda a lo establecido en la sociedad. La obesidad no tiene cabida dentro de los cánones de belleza femeninos y por tanto la fuerza de la mujer queda debilitada y atenuada, tal y como el elefante pierde su potencia bajo las manos del hombre que le domina y le somete al circo y otros espectáculos.

DC-260-793D3057928

Y cerramos este artículo con la hibridación de la “Mujer Gorila” que muestra como la maternidad ha sido siempre considerado como el objetivo de la mujer. Sin embargo queremos acabar con cierta liberación y esperanza y afirmamos que la mujer no tiene un simple objetivo y no ha venido al mundo para ser madre, sino que es madre para crear el mundo y que forma una base importante en la sociedad. Esta “Mujer Gorila” expone así la belleza de la maternidad como una etapa de la vida de la mujer y no como un objetivo. En la obra de Javier, este último desnudo femenino por tanto representa de una manera más sutil que Gustave Courbet, el cuerpo de la mujer como “origen del mundo”.

DC-260-793D3057927

Agradecemos al autor por haber querido compartir con nosotros esta crítica visual a los falsos prototipos de belleza y a vosotros los lectores por compartir parte de vuestro tiempo con nosotros aquí en la revista 8 de Octubre.

Ginger y Rosa: ¿Quién es Roland?

Alerta, alerta: spoilers.

Viajemos al Londres del 62. Plena Guerra Fría. Familia fragmentada. Invierno.

La última entrega de la directora Sally Potter, Ginger and Rosa (2012) fue recibida con agrado por el público. Sin embargo, a pesar de las positivas evaluaciones, he leído —y leído, y leído— críticas y opiniones, en busca de un comentario que diera en el clavo en la esencia de la película, y no lo pude encontrar. Parece que las críticas se dedican a analizar dos pilares de la trama: la amistad de Ginger y Rosa, y el miedo a una Guerra Nuclear. En mi opinión este acercamiento es totalmente erróneo.

G&R4

No se puede hacer una reflexión sobre Ginger y Rosa, ni sobre la amistad de ambas protagonistas, ni sobre las circunstancias histórico políticas de la película, sin tener en cuenta la figura central: Roland, el padre de Ginger. Es por él que el humo oscuro y putrefacto se cuela en la casa de Natalie (la madre de Ginger) y entre la amistad de ambas chicas. Es por él que se erige la pila de elementos que desencadenarán en el desastre final: el suicidio de Natalie y el embarazo de Rosa. Y creo, sinceramente, que cualquier espectador que esté en busca de la historia enterrada —la única historia que importa— no pudo haber pasado esto por alto. De ahí mi asombro: no encontré, en ningún sitio, más que pobres menciones al personaje de Roland, así que he decidido ponerlo en evidencia por aquí.

¿Quién es Roland?

G&R3

Si al principio el padre de Ginger puede pasar como un hombre inteligente, muy pronto se nos derrumba esta ilusión. Sally Potter nos presenta a un personaje básico y plano, al que, sin embargo, dentro de la ficción, el resto de personajes admira profundamente.

A lo largo de la película se van exponiendo distintas claves para conocer y comprender las decisiones —decisiones malas— que Roland toma. Detrás de una máscara de ideología pacifista y superioridad moral, Roland, el «intelectual de referencia» actúa guiado por nada más que el hedonismo, justificando sus decisiones y haciendo referencias intelectuales acerca del «pensamiento autónomo», el «desafío a toda norma» y recordando constantemente a la gente que lo rodea, los años que estuvo en prisión por defender su ideología.

G&R5

La primera escena realmente reveladora para el espectador —el que está viendo la película por primera vez—, es esa en la que la madre de Ginger, Natalie, le prepara la cena: su plato favorito, velas, música. Bastan menos de unos segundos para que él derrumbe los esfuerzos de su mujer, burlándose de las velas —usando a Ginger como cómplice pasiva—, ridiculizando a Natalie cuando esta le pide un poco de reconocimiento por su esfuerzo. Finalmente fulmina con dos frases la velada entera: llama desdeñosamente a la cena un «performance», y a las temblorosas defensas de Natalie «chantaje emocional».

Este maltrato psicológico, expuesto en varias escenas, pero en esta especialmente, tenemos que comprenderlo como un monstruo recurrente que mama Ginger durante su vida entera, un monstruo que contamina la imagen que esta tiene de su madre. El rechazo de Roland y sus aires de superioridad sólo intensificarán la negatividad en la percepción que tiene Ginger de Natalie. Cree que su madre es «patética» por no poder encontrar la felicidad, por ser un ama de casa resignada. Roland alimenta el rechazo usando a Ginger como cómplice, por ejemplo, cuando se va de casa y ve, de inmediato, la oportunidad de preguntarle a su hija si su madre no está haciendo «demasiadas escenitas» desde que él se fue.

G&R1

El enigma se va desenterrando lentamente conforme avanza la película. Sabemos que Ginger siente cierto grado de responsabilidad de que las cosas hayan salido mal para su madre, puesto que esta abandonó la pintura cuando se quedó embarazada de adolescente. Lo que, sin embargo, Ginger no logra ver sino hasta el final de la película, es lo tormentosa que supuso para Natalie compartir su vida con Roland, a quien, sin embargo, amó profundamente. Tormentosa por la ausencia de reconocimiento, a pesar de haberlo abandonado todo, en un intento desesperado de crear una familia y un hogar con él. Mientras tanto, él no hizo más que recordarle constantemente que no podría atarlo y que era un hombre que defendía la autonomía del pensamiento, como si eso de que tuvieran una hija juntos no fuera con él.

La detonación ocurre cuando Sally Potter introduce el último elemento a la fórmula: Rosa. Veremos un patrón que se repite entre Natalie y Rosa: adolescentes.

G&R6

Aprovechándose de la admiración y profunda impresión que causa a Rosa, Roland comenzará a acostarse con ella —no pasemos por alto que la primera vez es en la habitación contigua a la de Ginger en su velero— y entablará una especie de relación sentimental con ella. Y digo «una especie», porque cuando le dice a Ginger que «comprende que no es una situación ideal» recurre al pobre argumento de que el «amor es como el canto de las sirenas». Un diálogo de esta naturaleza normalmente no tendría por qué parecer sospechoso, pero es sumamente sospechoso cuando sale de la boca de un hombre que dedica su vida entera a defender la autonomía del pensamiento —o eso dice él—. Y resulta aún más sospechoso que se enamore «inevitablemente» de una adolescente creyente después de que él desdeñara la religión y recordara a Ginger que «Dios es una invención» y «la religión se basa en la superstición» —como dato curioso, después de este diálogo le dice a Ginger «tú eres una activista, no una suplicante», ¿es Rosa, para él, una suplicante?—.

G&R2

Obviamente la relación entre Roland y Rosa causará una profunda impresión en Ginger, le pesará como un yunque, y el peso no hará más que intensificarse por dos razones: tener que ocultárselo a su madre y sentir que no está a la altura del intelecto de su admiradísimo padre. Porque por más vueltas que le da al asunto, no puede evitar que le afecte y le duela verlo con su mejor amiga, y eso, evidentemente, le crea un gran conflicto: los roles familiares no deberían traspasar algunas fronteras. Poco a poco, sin embargo, las cosas se irán esclareciendo, aunque tendrá que pasar por una impresión muy fuerte —un shock a toda regla— antes de lograr, por fin, sacar de su interior todo lo que tiene atorado.

En la última, fatídica, escena, parecerá que Ginger establece un lazo de lealtad hacia su madre y que se cosen, al menos un poco, las grietas que se habían formado en su relación.

¿Quién es Roland? El hombre que goza de su estatus de hombre y de intelectual, que manipula a las mujeres que lo rodean, que se mueve por el hedonismo con imprudencia y un nulo sentido de responsabilidad. Es el hombre que justifica acostarse con la mejor amiga de su hija diciendo que no tiene «materia de padre», que desafía a quienes lo señalan porque «estuvo en la cárcel por sus ideales, y no va a cumplir con ninguna convención pase lo que pase»; es el hombre que embaraza adolescentes, que provoca una crisis psicológica a su hija, y que detona el suicidio de su mujer.

Por todo esto no puedo entender ninguna crítica que se considere seria, que no analice profundamente la terrible situación que se va materializando en torno a Roland. La testigo es Ginger, pero es en torno a él que se construye la trama entera: él es la figura central de la película. Quien no pudo mirar más allá de la amistad destruida entre dos chicas de realidades muy distintas, quien no pudo identificar el velo psicológico tras el que se refugió Ginger —el miedo a la bomba— para lidiar con la pesadilla que se extendía por su casa, es sin duda un espectador —llámese crítico o no— pobre, que está frivolizando, una vez más —¡cómo no!— la misoginia cotidiana, la dominación del hombre sobre la mujer, en este caso, en el mundo del pensador, del intelectual.

Segundo número

Portada n. 2

¡Damos inicio al segundo número de la Revista 8 de Octubre con mucho ánimo! Vamos a introducir algunas novedades (y no, no es por las navidades).

Inauguramos una sección nueva en la que todos podrán compartir creaciones u obra propia de cualquier tipo: fotografía, animaciones, textos literarios, etc. Las obras que recibamos se compilarán y expondrán a partir de la última semana del número (es decir, la segunda semana de cada mes).

Envíanos tus creaciones a la dirección 8ctubre@gmail.com

Queremos hacer hincapié en que esta es una revista de carácter plural, por lo que siempre estamos a la espera de tu participación. Recuerda que si quieres enviarnos un artículo o hacernos cualquier sugerencia o comentario, estamos disponibles en nuestras redes sociales.

¡Ayúdanos a hacer posible este proyecto!