«Indómito»

No siempre fue indómito el tiempo,
que esculpí y ahora escupe y atrapa mis versos,
hacia lo insólito, acecha la exactitud en los términos,
la disidencia, entre el existencialismo inexistente,
y la energía cinética que refleja, esta dejadez de huellas,
cuya cohesión célebre celebré, siendo huésped de un fonema,
atormenté pétalos, parsimoniosos dedos del universo,
engendrados a lo entregado, sinfonía de una vida a capela,
tirando el dado, me encontraron, gane un millón de años,
tirados por  engaños, un segundo, solo pido uno,
para cambiar de rumbo el mundo,
imaginando, despertando o soñando,
escribiendo, a lo sumo.

Sergio Sánchez

«Senti-mente» y «Transparencia»

Senti-mente

Tanta logia de la vida para hacerla un luto,
de tanta lógica que el sentir rompe en un segundo,
que tanta sed se lleva el agua empujada por el viento,
de tanto tiempo entre pies que danzan al aire,
porque los latidos ruegan al pálpito,
dejar de ser un ruido sordo para el mudo,
por trompetas de unicornios figurando el sonido,
de oníricas realidades aplazadas a otros mundos.

 

Transparencia

Es la gota que colma,
el colmo del agua y su horma,
hormona verbal de la broma,
la bruma y la bella palabra,
deforma el verso que la doma.

 Sergio Sánchez