Ginger y Rosa: ¿Quién es Roland?

Alerta, alerta: spoilers.

Viajemos al Londres del 62. Plena Guerra Fría. Familia fragmentada. Invierno.

La última entrega de la directora Sally Potter, Ginger and Rosa (2012) fue recibida con agrado por el público. Sin embargo, a pesar de las positivas evaluaciones, he leído —y leído, y leído— críticas y opiniones, en busca de un comentario que diera en el clavo en la esencia de la película, y no lo pude encontrar. Parece que las críticas se dedican a analizar dos pilares de la trama: la amistad de Ginger y Rosa, y el miedo a una Guerra Nuclear. En mi opinión este acercamiento es totalmente erróneo.

G&R4

No se puede hacer una reflexión sobre Ginger y Rosa, ni sobre la amistad de ambas protagonistas, ni sobre las circunstancias histórico políticas de la película, sin tener en cuenta la figura central: Roland, el padre de Ginger. Es por él que el humo oscuro y putrefacto se cuela en la casa de Natalie (la madre de Ginger) y entre la amistad de ambas chicas. Es por él que se erige la pila de elementos que desencadenarán en el desastre final: el suicidio de Natalie y el embarazo de Rosa. Y creo, sinceramente, que cualquier espectador que esté en busca de la historia enterrada —la única historia que importa— no pudo haber pasado esto por alto. De ahí mi asombro: no encontré, en ningún sitio, más que pobres menciones al personaje de Roland, así que he decidido ponerlo en evidencia por aquí.

¿Quién es Roland?

G&R3

Si al principio el padre de Ginger puede pasar como un hombre inteligente, muy pronto se nos derrumba esta ilusión. Sally Potter nos presenta a un personaje básico y plano, al que, sin embargo, dentro de la ficción, el resto de personajes admira profundamente.

A lo largo de la película se van exponiendo distintas claves para conocer y comprender las decisiones —decisiones malas— que Roland toma. Detrás de una máscara de ideología pacifista y superioridad moral, Roland, el «intelectual de referencia» actúa guiado por nada más que el hedonismo, justificando sus decisiones y haciendo referencias intelectuales acerca del «pensamiento autónomo», el «desafío a toda norma» y recordando constantemente a la gente que lo rodea, los años que estuvo en prisión por defender su ideología.

G&R5

La primera escena realmente reveladora para el espectador —el que está viendo la película por primera vez—, es esa en la que la madre de Ginger, Natalie, le prepara la cena: su plato favorito, velas, música. Bastan menos de unos segundos para que él derrumbe los esfuerzos de su mujer, burlándose de las velas —usando a Ginger como cómplice pasiva—, ridiculizando a Natalie cuando esta le pide un poco de reconocimiento por su esfuerzo. Finalmente fulmina con dos frases la velada entera: llama desdeñosamente a la cena un «performance», y a las temblorosas defensas de Natalie «chantaje emocional».

Este maltrato psicológico, expuesto en varias escenas, pero en esta especialmente, tenemos que comprenderlo como un monstruo recurrente que mama Ginger durante su vida entera, un monstruo que contamina la imagen que esta tiene de su madre. El rechazo de Roland y sus aires de superioridad sólo intensificarán la negatividad en la percepción que tiene Ginger de Natalie. Cree que su madre es «patética» por no poder encontrar la felicidad, por ser un ama de casa resignada. Roland alimenta el rechazo usando a Ginger como cómplice, por ejemplo, cuando se va de casa y ve, de inmediato, la oportunidad de preguntarle a su hija si su madre no está haciendo «demasiadas escenitas» desde que él se fue.

G&R1

El enigma se va desenterrando lentamente conforme avanza la película. Sabemos que Ginger siente cierto grado de responsabilidad de que las cosas hayan salido mal para su madre, puesto que esta abandonó la pintura cuando se quedó embarazada de adolescente. Lo que, sin embargo, Ginger no logra ver sino hasta el final de la película, es lo tormentosa que supuso para Natalie compartir su vida con Roland, a quien, sin embargo, amó profundamente. Tormentosa por la ausencia de reconocimiento, a pesar de haberlo abandonado todo, en un intento desesperado de crear una familia y un hogar con él. Mientras tanto, él no hizo más que recordarle constantemente que no podría atarlo y que era un hombre que defendía la autonomía del pensamiento, como si eso de que tuvieran una hija juntos no fuera con él.

La detonación ocurre cuando Sally Potter introduce el último elemento a la fórmula: Rosa. Veremos un patrón que se repite entre Natalie y Rosa: adolescentes.

G&R6

Aprovechándose de la admiración y profunda impresión que causa a Rosa, Roland comenzará a acostarse con ella —no pasemos por alto que la primera vez es en la habitación contigua a la de Ginger en su velero— y entablará una especie de relación sentimental con ella. Y digo «una especie», porque cuando le dice a Ginger que «comprende que no es una situación ideal» recurre al pobre argumento de que el «amor es como el canto de las sirenas». Un diálogo de esta naturaleza normalmente no tendría por qué parecer sospechoso, pero es sumamente sospechoso cuando sale de la boca de un hombre que dedica su vida entera a defender la autonomía del pensamiento —o eso dice él—. Y resulta aún más sospechoso que se enamore «inevitablemente» de una adolescente creyente después de que él desdeñara la religión y recordara a Ginger que «Dios es una invención» y «la religión se basa en la superstición» —como dato curioso, después de este diálogo le dice a Ginger «tú eres una activista, no una suplicante», ¿es Rosa, para él, una suplicante?—.

G&R2

Obviamente la relación entre Roland y Rosa causará una profunda impresión en Ginger, le pesará como un yunque, y el peso no hará más que intensificarse por dos razones: tener que ocultárselo a su madre y sentir que no está a la altura del intelecto de su admiradísimo padre. Porque por más vueltas que le da al asunto, no puede evitar que le afecte y le duela verlo con su mejor amiga, y eso, evidentemente, le crea un gran conflicto: los roles familiares no deberían traspasar algunas fronteras. Poco a poco, sin embargo, las cosas se irán esclareciendo, aunque tendrá que pasar por una impresión muy fuerte —un shock a toda regla— antes de lograr, por fin, sacar de su interior todo lo que tiene atorado.

En la última, fatídica, escena, parecerá que Ginger establece un lazo de lealtad hacia su madre y que se cosen, al menos un poco, las grietas que se habían formado en su relación.

¿Quién es Roland? El hombre que goza de su estatus de hombre y de intelectual, que manipula a las mujeres que lo rodean, que se mueve por el hedonismo con imprudencia y un nulo sentido de responsabilidad. Es el hombre que justifica acostarse con la mejor amiga de su hija diciendo que no tiene «materia de padre», que desafía a quienes lo señalan porque «estuvo en la cárcel por sus ideales, y no va a cumplir con ninguna convención pase lo que pase»; es el hombre que embaraza adolescentes, que provoca una crisis psicológica a su hija, y que detona el suicidio de su mujer.

Por todo esto no puedo entender ninguna crítica que se considere seria, que no analice profundamente la terrible situación que se va materializando en torno a Roland. La testigo es Ginger, pero es en torno a él que se construye la trama entera: él es la figura central de la película. Quien no pudo mirar más allá de la amistad destruida entre dos chicas de realidades muy distintas, quien no pudo identificar el velo psicológico tras el que se refugió Ginger —el miedo a la bomba— para lidiar con la pesadilla que se extendía por su casa, es sin duda un espectador —llámese crítico o no— pobre, que está frivolizando, una vez más —¡cómo no!— la misoginia cotidiana, la dominación del hombre sobre la mujer, en este caso, en el mundo del pensador, del intelectual.

Un comentario en “Ginger y Rosa: ¿Quién es Roland?

  1. Interesante argumento, me atrevo a preguntar ¿Por qué la ideología de un hombre culto e insano pudo afectar de tal manera a ambas adolescentes en el transcurso de los sucesos llevados a cabo durante una guerra que se estaba desencadenando?

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s